sábado, 7 de abril de 2018

Familias en el Pabellón con Montse Laya

Familias en el Pabellón con Montse Laya


Este viernes 6 de Abril hemos tenido el privilegio de contar con Montse Laya la mamá de Arantxa, alumna de 5º curso.

Desde los 5 años ha dedicado su vida a la danza y actualmente es profesora de baile del Centro Profesional de Danza Alexmar.

Bajo el ritmo de "It´s Raining Man" , canción escrita por Paul Jabara y Paul Shaffer en 1979 y grabada originalmente por The Weather Girl en 1982, ha comenzado a enseñarnos una  coreografía que podremos ver en el Festival de Fin de Curso del cole.



Recibir clase de una profesional ha sido toda una gran experiencia.  La coreografía  promete estar llena de sorpresas así que OS ESPERAMOS EL JUEVES 21 DE JUNIO...


martes, 3 de abril de 2018

WILD BABY BUNNIES Gazapos por Sorpresa

WILD BABY BUNNIES
Gazapos por sorpresa



Hoy en EF hemos aprovechado para darnos un paseo al huerto,  dónde nos aguardaban unos  inesperados pero muy ESPECIALES HUÉSPEDES...

AQUÍ os dejamos un vídeo con este momento tan mágico...

 

viernes, 30 de marzo de 2018

EF apoyando al C.F Vimenor


Este viernes invitados por la organización deportiva del C.F Vimenor y su entrenador Rodrigo Pérez (profe de EF e Inglés) hemos podido asistir en Vioño, al partido que disputaban contra las jugadoras del Racing.

El encuentro ha estado marcado por el buen ambiente, la cordialidad y la deportividad. Nos lo hemos pasado genial animando a nuestras gladiadoras, que aunque no pudieron llevarse la victoria pelearon hasta el final dando ejemplo, una vez más,  de su compromiso y entrega.

Al final ambos equipos tuvieron la deferencia y amabilidad de hacerse fotos con nosotros y firmamos los balones. Para el resto de la temporada...

¡Mucho ánimo y fuerza a ambos equipos!



lunes, 19 de marzo de 2018

C.F Vimenor LECCIONES DE VIDA

         
C.F.VIMENOR "LECCIONES DE VIDA" 




        
       Este viernes nos han visitado Maria Jesús Oruña, Sandra Rumoroso y Alicia Herreros, jugadoras y delegada respectivamente, del Club de Fútbol Vimenor entrenado por Rodrigo Pérez, nuestro profe de Inglés y Educación Física.  Arrastran consigo unos hitos  deportivos y humanos dignos de admiración...


  • Record de Partidos Seguidos Ganados
  • Ascenso a Segunda División en su Primer año
  • Primer Equipo de Piélagos en pertenecer a la Liga...

... y una historia llena de hazañas y victorias que parecían imposibles y que con su ilusión y trabajo han hecho posible.




     Sus hazañas deportivas han venido acompañas, por un lado de JUEGO Y DIVERSIÓN y por otro lado, de sus experiencias, vivencias y consejos que nos han dejado auténticas LECCIONES DE VIDA Y PRINCIPIOS ÉTICOS: el deporte no tiene género, no dejar que nadie te diga lo que puedes o no hacer, ilusión, trabajo, esfuerzo y perseverancia en los sueños, trabajo en equipo... 

           El vídeo MERECE LA PENA hasta el final, nos gustaría que lo vieseis en familia porque sus palabras, llenas de sentido, tienen un increíble VALOR EDUCATIVO para la formación ética y desarrollo moral. 



   AQUÍ OS LO DEJAMOS...
           


miércoles, 28 de febrero de 2018

¡Nieve!

Alumnos/as han venido al cole emocionados con la NIEVE así que hemos aprovechado para dedicar parte de la sesión a la Nieve. Aquí os dejo algunas fotos...

domingo, 18 de febrero de 2018

El bronce de Javier Fernández

El madrileño no es un deportista de alardes ni golpes en el pecho, pero su ambición es colosal, sobre todo ante el último reto olímpico de su carrera, al que respondió este sábado con un bronce extraordinario, muy cerca de ser plata

La medalla de bronce de Javier Fernández pone el broche a una carrera que se acerca a su último capítulo. Una leyenda de pionero sudada y escrita a golpe de cuádruple, fruto de una unión imposible entre el hielo y España. Una unión que a partir de ahora estará siempre bañada de bronce.

En una entrada anterior habíamos hablado de santanderino Jordi Lafarga que fue quien dio los primeros pasos con este fuera de serie, aquí os dejo un precioso artículo publicado en la Razón y el País

https://www.larazon.es/deportes/el-entrenador-de-javier-fernandez-es-como-messi-y-nadal-KA17719120


El primer entrenador de Javier Fernández: «Es como Messi y Nadal»


Con el bronce en PyeongChang, Javier Fernández cierra su círculo glorioso tras haber sido campeón del mundo y de Europa. Jordi Lafarga, su primer entrenador, describe la humildad y los inicios de un chico que nació para ser una estrella del patinaje.


               Todo empezó como un juego. «Al menos yo no recuerdo que al principio para él el patinaje fuera una pasión. Le gustaba, pero alguna vez su madre lo traía a regañadientes. Si tenía que venir un sábado por la mañana a entrenar ya tenían discusión en casa», recuerda Jordi Lafarga, el primer entrenador de Javier Fernández. Así comienza la apasionante historia de un chico que ayer puso la guinda a una carrera impresionante, y que ha vuelto a hacer historia. Porque si histórico es que un patinador español haya ganado dos Mundiales y seis Europeos, la leyenda crece con el bronce olímpico que conquistó ayer en PyeongChang, sólo superado por los japoneses Yuzuru Hanyu, que revalidó su título olímpico, y Shoma Uno, que aprovechó un error del madrileño en el programa largo (tenía previsto hacer un cuádruple Salchow, pero se quedó en doble), en el que interpretada a Don Quijote con la música de «El hombre de la Mancha», para arrebatarle la plata. «Ese pequeño fallo no es algo con lo que me vaya a quedar. Estoy muy contento con mi bronce. Tenía la espina clavada de Sochi (fue cuarto) y me la he sacado», explicó Javi, que celebró el éxito junto a sus padres, Antonio y Enri, a los que tiene lejos durante todo el año, pues se entrena en Canadá; su hermana Laura, la pionera de la familia en el patinaje, y su novia Marina. En el último mes, desde que ganó el sexto Europeo, Javi ha vivido por y para conquistar el metal que ya es suyo, obsesionado casi, y lo ha conseguido. «Estoy contento sobre todo por algo personal, de liberar toda la presión», admitió el patinador madrileño.
        Esa presión autoimpuesta no siempre estuvo ahí. De niño, cuando empezaba en la Nevera de Majadahonda, ganar o perder no era lo más importante. «Tenía un claro perfil de hiperactivo, tenía tendencia a despistarse y a no prestar demasiada atención, era nervioso, y entonces su madre lo apuntó a una actividad deportiva un poco buscando que llevara una vida más o menos organizada, e intentar soltarlo una hora al día», cuenta Lafarga. Las dotes que no mostró para otros deportes como el fútbol sí aparecieron rápido en el patinaje. «Éste es un deporte antinatural y todo lo que tú ves en la televisión son elementos que se han ido aprendiendo a través de ejercicios secuenciales. Javier tenía una capacidad innata para comprenderlos. Le explicabas lo que era el principio del ejercicio para hacer ese salto y él de manera intuitiva lo hacía. Si se necesitan 15 pasos, él a partir del segundo ya lo hacía. Es como Mozart, que tenía el concierto en su cabeza y lo iba garabateando», continúa su preparador de niño. Eso hacía que a veces se dispersara, pero Lafarga lo describe como un «amor de niño», que siempre estaba atento a los compañeros y que «jamás» le puso «una mala cara». Y, también era «humilde a más no poder»: «Ganaba los campeonatos y tampoco presumía. Para los padres lo importante era tenerlo controlado: si ganaba bien, si no, también. Esto le ayudó porque podía patinar sin la presión de tener que ganar ni demostrar nada. Para él era una diversión. Yo creo que no entendía ni las puntuaciones. Salía, hacía su programa, ganaba porque por supuesto era el mejor, pero no tenía ni idea de dónde venían esos puntos, ni si eran muchos o pocos. Ni prestaba atención. Cuando llegaban los podios o la entrega de trofeos, había que ir a buscarlo porque igual estaba en la cafetería, o jugando a la pelota...», prosigue Lafarga, que estuvo con él desde los seis años hasta los doce. Después, Javi se fue a Jaca, regresó a la capital y empezó su periplo por el mundo para hacerse profesional, primero con el ruso Morozov y después, desde los 20 años, con Brian Orsen en Canadá. «Empezó a darse cuenta de que manejaba un Ferrari con 16 o 17 años. Veía que cosas que a la gente no ya en España, en el mundo, le costaban mucho, él tenía cierta facilidad. Empezó a marcharse fuera a entrenar, porque en ese momento en España no había ni entrenadores de nivel top ni infraestructuras», añade Lafarga, que cuenta una anécdota que define la personalidad del medallista de bronce: «El primer internacional que hizo, en La Haya, era júnior, tenía 14 o 15 años e hizo un programa largo catastrófico, se cayó seis o siete veces. La Federación me mandó a mí como entrenador, a un juez y la vicepresidenta, estábamos cenando, de bajón, y baja Javi, le da una palmada al juez y le dice: «¿Qué, te he gustado?”. Se llevó el sofoco al acabar la prueba, pero a las dos horas estaba riéndose de sí mismo. Con eso te dabas cuenta de que era especial».
De junior nunca ganó nada. La explosión llegó después. Eso sí, la humildad nunca la ha perdido. «Es como Messi, lo ves hablar al micrófono, y dices: «Un tipo de lo más normal»... O como Nadal, aunque a Nadal aún lo ves que vive más por el tenis. Eso sí, con las botas puestas, cuando se ponía las pilas, olvídate, te dejaba con la boca abierta», afirma Lafarga. «Pone la cara de competición y casi ni le conozco», describe, en un documental en Eurosport, Jorge Serradilla, amigo de toda la vida y representante. Cuando pone esa cara, su cerebro se activa, empieza a darse ánimos («Vamos, tú puedes; venga»), arranca la música y la magia fluye sobre el hielo.



https://elpais.com/deportes/2018/02/17/actualidad/1518887334_958297.html


Javier Fernández, el genio que no se sospechaba a sí mismo

Me pregunto qué pasaría por su cabeza cuando veía la cara de estupefacción que se nos quedaba a sus compañeros y su propio profesor




juegos olimpicos de invierno 2018
Javier Fernández, tras una competición en 2002. ARCHIVO FAMILIAR

Javi tenía apenas cinco años la primera vez que lo vi. Fue en la pista de Boadilla, en una competición de promoción infantil. Patinaba la música de Superman con un traje que le había hecho su madre tirando más de imaginación y de recursos caseros que de talonario. Ese era Javi, un niño en apariencia normal, con una familia normal que, con el tiempo, se ha convertido en un tipo capaz de hacer con los patines la clase de cosas que a uno le generan incredulidad, incluso cuando las ve en una película de ciencia ficción.
El caso es que cuando comenzó a patinar él no parecía ser consciente de las extraordinarias cualidades que tenía. El patinaje artístico sobre hielo es un deporte algo complejo técnicamente. El medio de unión entre el hielo y el sujeto es una cuchilla con dos filos de menos de un milímetro de grosor, lo cual permite al patinador generar elevados momentos de fuerza angular producto de la velocidad, la inclinación y la rotación sobre su eje axial. Muy complicado todo. Cada elemento técnico, requiere un enorme esfuerzo de aprendizaje por parte de los “patinadores mortales”. Generalmente los profesores enseñamos estos elementos a través de determinados gestos secuenciales: paso 1, paso 2, paso 3… Y finalmente llega ese día soñado en el que el patinador logra hacer el salto o la pirueta en cuestión. Javier se saltaba ese recorrido paso a paso. Sin embargo, cuando veo sus cuádruples a cámara lenta no deja de asombrarme el nivel de perfección y excelencia con los que los ejecuta. Nada parece aprendido, todo parece innato.
Para un profesor con tantas limitaciones como yo, Javi era un alumno de esos que te rompen los esquemas. Mientras sus esforzados compañeros hocicaban una y otra vez, Javi se dedicaba a jugar al pilla-pilla con cualquier patinador que pasara por ahí —era rápido como un perdigón, pero con una miopía galopante, así que figúrense el peligro que suponía para sí mismo—. Luego reunías a todos los alumnos para que salieran uno por uno a enseñarme el puñetero paso 2, y claro, él directamente te hacía el salto en cuestión. Aún me pregunto qué pasaría por su cabeza cuando veía la cara de estupefacción que se nos quedaba tanto a sus compañeros como a su propio profesor.
De todos modos, lo que siempre recordaré de Javi es su mirada, y la de su hermana Laura (también alumna). Lo que es la genética: ambos eran parcos en palabras pero te miraban con esos enormes ojos y, ¡madre mía!, la sinceridad a veces duele, y otras veces estremece. Gracias, Javi.
Jordi Lafarga es entrenador de patinaje en La Nevera de Majadahonda, el club donde se formó Javier Fernández.